Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
blog
Search in pages
curiosidad
receta
evento

Blog

El burrito: pasado incierto pero futuro asegurado

   ABRIL 5 DE 2018 | ADMIN

Como máximo representante de la comida mexicana fronteriza, el burrito es, en realidad, un platillo típico de la comida tex-mex que ha convivido siempre entre dos países. Nacido en el norte de México, en Ciudad Juárez (estado de Chihuahua), el burrito lleva sirviéndose en Estados Unidos y en México casi a partes iguales desde que nació. Existen varias teorías alrededor de la invención del burrito, pero la que os contamos a continuación es la más popular. ¿Os la vais a perder?

Corría el año 1910 cuando México se encontraba en plena Revolución. El pueblo obrero se había alzado en armas contra el presidente Porfirio Díaz, cuyo mandato llegaba a su fin y, a pesar de haber prometido elecciones tras su gobierno, todo apuntaba que seguiría dirigiendo él. Los revolucionarios mexicanos defendían que llevaban años sacrificándose para que Díaz pudiera exhibir sus logros con orgullo, como la expansión del ferrocarril en México, por lo que su continuación no sentó muy bien entre las clases más bajas. Los salarios de los trabajadores no mejoraban, pero el precio de la comida sí subía, por lo que un levantamiento parecía la única escapatoria a una situación cada vez más complicada.

Por aquel entonces, Juan Méndez era dueño de un modesto negocio de comida mexicana. El ingenio era primordial para los trabajadores que buscaban llevarse algo a la boca, por lo que Méndez empezó a enrollar su comida en tortillas de maíz gigantes con el objetivo de mantener el género que vendía caliente durante más tiempo.

Sus clientes empezaron a comerse la carne y los guisos de Méndez envueltos en esas mismas tortillas cuando descubrieron que el resultado de la combinación de ambos era verdaderamente delicioso. Poco a poco la popularidad del tendero creció tanto por la zona que se extendió hasta el otro lado del río Bravo, ya territorio norteamericano y perteneciente al estado de Texas. Así pues, Méndez vio una oportunidad de negocio al otro lado de la frontera y decidió comprarse un burro con el que cruzar el río y cargar con sus guisos enrollados en tortillas.

Cuenta la gente todavía a día de hoy, que los compradores que estaban al otro lado de la frontera esperaban con ansia “el burrito” de Juan Méndez, y que de ahí nació el nombre con el que conocemos a los burritos a día de hoy.

El diccionario de mexicanismos, sin embargo, aceptó la palabra “burrito” en 1895 (15 años antes de la leyenda de Juan Méndez) como un regionalismo del estado de Guanajuato (centro de México). Define al burrito como “una tortilla, con carne u otros ingredientes dentro, que en Yucatán llaman coçito, y en Cuernavaca, taco.” Es decir, presenta la palabra “burrito” como otra forma de llamar a los tacos o coçitos, aceptando que la nomenclatura varía según la zona geográfica. En cuanto al nombre, muchos dicen que recibió el nombre de burrito por su forma, que puede ser similar a las orejas de los burros.

¿Por qué perdura entonces la historia de Méndez? Porque como en los burritos, a todos nos gusta un poco de salsa en la vida.